Dionisio I Rey

El Mito de la Espada de Damocles y el Rey Dionisio I.

La historia cuenta en el reino de Siracusa, Italia, en pleno siglo IV (4) antes de cristo.
Damocles fue un estimado cortesano durante el reinado de Dionisio I el tirano. Cuenta la leyenda que el astuto Damocles trató de obtener favores del rey adulándolo una y otra vez, aunque tras sus ojos escondía envidia por sus poderes y riquezas.
Pero Damocles era solo uno de muchos que odiaban al rey Dionisio por su fama de tirano. Pero Damocles y otros deslumbrados por el dinero no venían lo duro que era ser un Rey.
Hasta que un día le levantó frente todo y dijo:

Mi rey, que feliz debe estar! Por Poseer todo aquello que un cualquier hombre anhela… Mucho poder, mujeres, dinero…

Pero el rey, ya cansado de tanta adulación, le contestó:
Durante un día podríamos cambiar los puestos.

Damocles por fin podría disfrutar de todos los lujos del gran Dionisio. En la mañana del siguiente dia, llegó tan contento al palacio, todos y cada uno de los sirvientes se inclinaron ante él nuevo rey, comió la comida más suculenta de todo el reino y disfrutó junto a las más hermosas mujeres bailando para el.
Sin dudas fue una de los mejores días de su vida, sin embargo, algo cambió estrepitosamente cuando miró sobre su propia cabeza, en el techo se encontraba colgando una enorme y afilada espada, suspendida de una crin de caballo dorado que en cualquier momento podría caerse y matarlo al instante.

Fue en ese preciso momento cuando Damocles ya pudo no seguir disfrutando de todos los placeres de ser rey del mismo modo.

Dionisio disfrutaba como el más feliz de los cortesanos y cuando se percató que había visto la espada que colgaba y le preguntó:

Damocles, ¿por qué te preocupa la afilada espada?

Yo también estoy expuesto a numerosos peligros día tras día que podrían hacerme desaparecer en un suspiro.

Damocles dijo que era suficiente con el cambio de puestos y le dijo a Dionisio que era momento irse. Y el Rey volvió a su puesto.

mito la espada de damocles
Mito Griego Espada de Damocles.

Resumen:

Detrás del poder y riquezas existe una parte negativa, su cabeza podría quedar cortada por la espada filosa en cualquier momento.
Muchas veces deseamos con tanto anhelo perverso las riquezas y lujos de los demás, y perdemos tanto tiempo sumergidos en la envidia que nos damos cuenta de nuestras verdaderas fortunas.
Muchas personas que viven grandes poderes y riquezas, y que son terriblemente juzgadas solo desean tener una vida normal y sencilla, y así conservar la cabeza.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.